Deja un comentario

Charada. Una película de Audrey Hepburn

Charada

Charada

Un hombre en pijama es arrojado de un tren en marcha. En la siguiente escena una pistola apunta a Audrey Hepburn mientras toma un café en una terraza con vistas a unas pistas de esquí.  Un arma que resulta ser el juguete de un niño, cargada de agua. Es el inicio de la película Charada.

En este film de Stanley Donen, aparece un gran personaje femenino interpretado por la actriz Audrey Hepburn. Se trata de Reggie Lambert, una mujer fuerte, con entereza, que no duda en perseguir a presuntos asesinos. Además goza de un gran sentido del humor a pesar de la tragedia que la envuelve. Son destacables los diálogos irónicos con su compañero Peter Joshua (Cary Grant).

Una trama que se desarrolla en Paris y que es una mezcla de comedia y suspense con influencia de Alfred Hitchcock. Una sola mujer envuelta en un asesinato, y rodeada de hombres que ninguno es lo que parece. Un galán que oculta su identidad (Cary Grant), tres tipos peligrosos que la vigilan y un agente de la CIA (Walter Matthau).

Audrey Hepburn se presenta como esposa desencantada, viuda afligida, presunta asesina, perseguida por tres malvados, y protegida por Cary Grant, del que se enamora sin remedio. Un hombre más mayor que ella y que cambia de identidad continuamente.

Para entonces ya había interpretado a una princesa en ‘Vacaciones en Roma’ y una cenicienta moderna con ‘Sabrina’. Sufre una transformación de intelectual a modelo en ‘Una cara con Angel’  y es un alma perdida con Holly en ‘Desayuno con diamantes’ donde sentada en el alfeizar de la ventana de su habitación canta Moon River (canción de Henry Mancini).

En alguna entrevista declaró que su imagen estaba al alcance de cualquiera. “La que quiera parecerse a Audrey Hepburn sólo tiene que comprarse unas gafas grandes, unos cuantos vestidos sin mangas y cortarse el pelo”.

Pero no sólo era imagen, había algo más en su personalidad que la convertía en única. Y todavía hoy se puede apreciar cuando disfrutamos de sus personajes. Inocencia, gracia, sensación de fragilidad y fortaleza, todo al mismo tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: